Con broche de oro, la Orquesta Sinfónica de Yucatán cierra su Temporada de Conciertos 35º

Compartir

Consolidada como una importante institución artística y cultural en el Estado, la Orquesta Sinfónica de Yucatán (OSY) cerrará este fin de semana su Temporada de Conciertos 35 con broche de oro, ya que interpretará la Sinfonía No. 45 " de los adioses" de Franz Joseph Haydn y la Sinfonía No. 5 en Do menor de Ludwig van Beethoven.

Dichas obras cumbres del género sinfónico, las cuales gozan de gran aceptación y popularidad entre el público, serán presentadas como parte del final del primer ciclo de presentaciones 2021, bajo la dirección del maestro Juan Carlos Lomónaco.

La máxima agrupación musical del estado de Yucatán invitó a los amantes de la buena música a disfrutar de los conciertos presenciales los días viernes 11 y domingo 13 del presente mes, a las 20:00 y 12:00 horas, respectivamente, en el Teatro Peón Contreras con las normas y los protocolos recomendados por las
autoridades de salud para una estancia segura y agradable.

El programa 13 a presentar incluye también la Suite No. 1 para pequeña orquesta del compositor de origen ruso, Igor Stravinsky, para luego dar paso a la sinfonías de Haydn y de Beethoven, lo que representa en conjunto uno de los repertorios más esperados de esta Temporada 35 que llega a su fin.

La Sinfonía No. 45 de Haydn fue compuesta en 1772 en honor al príncipe Nikolaus Esterházy y constituye una de las obras más innovadoras desde el punto de vista musical y escénico, ya que los músicos abandonan uno a uno, paulatinamente, el sitio del concierto, de ahí el sobrenombre de “Los adioses".

De originalidad sorprendente, la obra rememora la larga estancia que tuvo la corte de músicos durante el verano en el palacio del citado monarca en Eszterháza (Hungría), conocido como el “Versalles húngaro”; por lo que el compositor instó sutilmente al príncipe dejarles volver a casa en Eisenstadt, ciudad de Austria.

“Durante el adagio final cada músico deja de tocar, apaga la vela de su atril y se va en orden, dejando al final sólo dos violines tocados con sordina. Esterházy al parecer entendió el mensaje: la corte de instrumentistas regresó a Eisenstadt al día siguiente”, anotó en sus apuntes el compositor.​

La composición escrita, en la tonalidad de Fa sostenido mayor, consta de cuatro movimientos que duran, en conjunto, aproximadamente 25 minutos. El tiempo final, que procura una sensación de nostalgia por la partida y de añoranza al hogar, constituye una de las despedidas musicales más esperadas.

En la apertura del concierto, la OSY, presentará la Suite No. 1 para pequeña orquesta, basada en una transcripción de ocho dúos de piano que el compositor Stravinsky escribió para sus hijos entre 1914-1917.

Se trata de satíricas suites cuya interpretación al piano con la mano derecha fue creada para los niños, al que se unía alternativamente el padre, que se encargaba de la parte más compleja con la mano izquierda, y cuya versión orquestal fue escrita tras el éxito de la versión pianística.

En tan sólo cinco minutos, Stravinsky retomó pasajes dancísticos, entre ellos una polka, una marcha, un vals, uno de tipo español y otro napolitano, con lo que justifica el nombre de suite, pero con un toque de modernidad propio del estilo del compositor.

Como brillante cierre de temporada, la OSY interpretará la obra más esperada, la Sinfonía No. 5 en Do menor, Op. 67 que su autor, Ludwig van Beethoven, creó a partir de 1804 y estrenó en el Theater an der Wien de Viena el 22 de diciembre de 1808.

La sinfonía escrita en cuatro movimientos, cuya parte inicial todo el mundo reconoce por las cuatro notas del motivo (corto, corto, corto, largo), representa para los musicólogos una de las obras más importantes de todos los tiempos y no hay orquesta en el mundo que no la tenga entre las favoritas del público.

La obra, que tuvo un largo proceso de maduración, forma parte infaltable del repertorio clásico, pero también de la cultura popular, ya que ha sido interpretada con otros géneros o corrientes musicales como la música disco, rock and roll, mambo e incluso hay versiones en tango y con mariachi.

La Sinfonía No. 5 es un ejemplo superación del espíritu beethoveniano, ante el sombrío panorama que le causaban el aumento de su sordera y la ocupación de Viena por las tropas de Napoleón en 1805; además de la agitación política en Austria.

La Sinfonía No. 5 en Do menor, Op. 67, conocida con la expresión “el destino toca la puerta”, fue estrenada junto con otras obras capitales como: la Sexta Sinfonía, Gloria de la misa en Do mayor, Concierto para piano No. 4 y La Fantasía Coral, entre otras.

Finalmente, el Fideicomiso Garante de la Orquesta Sinfónica de Yucatán (FIGAROSY) informa que ya se encuentran disponibles los boletos en las taquillas del Teatro Peón Contreras, los cuales se pueden adquirir a precios desde 150, 250, 300 y 350 pesos o bien obtenerlos vía online en la página web www.sinfónicadeyucatan.com.mx

Deja un comentario