Isabel II: 70 años. 2002: año de pérdidas

Compartir

La última década del siglo XX representó para la Reina Isabel II, una de las más difíciles y desgastantes de su reinado. La monarquía británica había ya asumido el verdadero rol que la Segunda Guerra Mundial les había dejado. Del esplendoroso Imperio Británico, el Reino Unido se había convertido en un país importante y de peso en el marco de la Unión Europea, pero muy lejos ya de aquel predominante rol imperial en los 5 continentes.

Los años 90 fueron para su Majestad un reto delicado a nivel familiar y personal. Tres de sus cuatro hijos se divorciaron en esta década, el Príncipe Carlos de su tormentoso matrimonio con la Princesa Diana en 1996; la Princesa Real Ana, de su primer esposo el Capitán Mark Phillips en 1992; y el Príncipe Andrés, de Sarah Ferguson, Duquesa de York en 1996.

En el mismo año de 1992, además de aceptar el divorcio de su hija la Princesa Ana y de su segundo matrimonio en noviembre del mismo año con el comandante Timothy Lawrence, el gran incendio del Castillo de Windsor ensombreció gravemente a la familia, por el extenso daño a la Casa Familiar que da nombre a la dinastía.

No fue gratuito cuando su Majestad, a finales de ese año, lo definió como “Annus Horribilis” (latín, para año horrible).

En 1997 sucedió el trágico accidente automovilístico en el puente de Paris, que terminó con la vida de la Princesa de Gales, madre de los dos príncipes inmediatos en la línea de sucesión al trono (Guillermo el número 2, y Enrique (Harry) el número 3). Este orden se modificaría años después con el casamiento de Guillermo con Catalina, Duquesa de Cambridge y los tres hijos de esta pareja que alteraron la línea sucesoria, como resulta normal cuando aumenta la descendencia de los herederos directos.

 

más información en: https://www.elfinanciero.com.mx/mundo/2022/03/24/isabel-ii-70-anos-2002-ano-de-perdidas/